LA MISIÓN BENEDICTINA BÚLGARA

Hermana Leticia Saraza OSB, comunidad de Zarevbrod (Bulgaria)

 

CteLiberado del régimen turco en 1878, el rey Fernando de Sajonia- Coburgo invitó a agricultores y granjeros alemanes a venir y enseñar a los búlgaros sus métodos de cultivo. Algunos se establecieron en Endje, actualmente Zarevbrod. Junto a ellos vino un sacerdote pasionista alemán, el padre Franz Krings, quien construyó una iglesia en 1910. Consciente de la necesidad de enseñar el catecismo a los niños alemanes,el padre Krings escribió a nuestra casa madre de Tutzig para pedir ayuda a las hermanas. Así, cuatro hermanas alemanas vinieron el 14 de enero de 1914, y en una improvisada sala de clases, comenzaron a enseñar a los niños y los jóvenes, preparándolos para su Primera Comunión. Una hermana estaba dedicada al apostolado de la salud, otra hermana a la costura y bordado de la ropa del altar y los ornamentos litúrgicos. La producción de ungüento de caléndula y aceite de lilas, popular en Bulgaria y en el extranjero por su efectividad, fue difundida por nuestras hermanas alemanas, que también prescribían plantas medicinales. En 1918, la misión tuvo que ser cerrada temporalmente después de la derrota Alemana en la Primera Guerra Mundial. En 1920, siete hermanas fueron enviadas a Bulgaria y continuaron la misión con gran celo, la que floreció en apostolados y número.

ZarevbrodEn 1922, la misión se expandió a Bardarski-Geran y en1926, a Dragomirovo. Estos dos pueblos están en el área del río Danubio. Las hermanas establecieron el mismo apostolado en las dos fundaciones. Durante estos años Bulgaria se convirtió en un Priorato dirigido por una Priora. El período oscuro del monasterio comenzó en 1944, cuando los soldados rusos entraron en Bulgaria y algunos fueron apostados en Zarevbrod; manteniendo una estrecha vigilancia sobre el monasterio. Así trece hermanas alemanas volvieron a su patria. Las doce hermanas restantes fueron enviadas por un año a un campo de concentración. Después del campo de concentración, llegó una orden de la casa madre en Tutzing pidiendo a las hermanas que regresaran a Alemania. Dos hermanas decidieron quedarse y permanecer con las hermanas búlgaras y hoy están enterradas en el cementerio del pueblo. Estas hermanas, bajo la conducción de la primera priora búlgara sufrieron y lucharon durante estos años difíciles. En 1950 el gobierno construyó el hospital psiquiátrico. Siguiendo el consejo de un doctor amigo, las hermanas ofrecieron su terreno para la construcción del edificio y fueron contratadas en el hospital. Ésta era la única manera que tenían las hermanas de continuar una vida monástica juntas.

Desde 1952 en adelante, todas las propiedades del monasterio fueron confiscadas por el gobierno totalitario. El Priorato de Bulgaria quedó fuera de contacto con la congregación hasta fines de los 60, hasta que se realizaron encuentros entre las hermanas de Bulgaria y el Generalato en Croacia y luego en Bulgaria. Después de la caída del muro de Berlín, en 1992, vinieron las primeras dos misioneras alemanas, la hermana Quirina y la hermana Bárbara. Desde entonces, misioneras de Corea, Filipinas y Brasil, han trabajado y están aún trabajando en la viña del Señor en Bulgaria.

La misión búlgara es principalmente de trabajo parroquial y apostolado de la salud. Hoy, esta doble misión permanece, han comenzado recientemente un nuevo apostolado: la traducción y publicación de los libros de espiritualidad benedictina en búlgaro. Zarevbrod, además de producir el ungüento dermatológico Mexlem, participa en el diálogo interreligioso con su sola presencia en el pueblo, habitado por turcos y búlgaros. La hermana brasilera Dijanira, está encargada del catecismo para los niños y también hace posible campamentos de verano con la ayuda de jóvenes animadores búlgaros.

sLaetitiabulgarieElla, junto a la superiora, la hermana Rosa María, acoge turistas extranjeros y locales, entregándoles una experiencia de hospitalidad benedictina. La otra hermana búlgara, la hermana Bernardeta, está al cuidado del jardín de flores, especialmente de las caléndulas. La hermana María Agnes está a cargo de un programa de ecología, imparte clases de inglés, catecismo y ayuda a la hermana Dijanira con el campamento para niños.

Sekirovo, una comunidad de difícil acceso, es una antena parroquial. Junto a las mujeres de la parroquia, una hermana alemana Quirina, está encargada de la limpieza de la sacristía y ayuda en la ornamentación de la Iglesia para la misa dominical, grandes fiestas y matrimonios. La hermana Leticia, filipina, es responsable de la catequesis de la Primera Comunión, la distribución de Biblias para compartir y ayuda en el coro. Durante el verano, organiza los campamentos de verano, enseña inglés y prepara a los lectores para la Misa.