Noticias de los monasterios

Bouaké

Actualmente, aunque Costa de Marfil avanza hacia la paz, la ciudad de Bouaké conserva las cicatrices de la guerra. Numerosos son los edificios públicos que han sido destruidos y las infraestructuras sociales que han sido saqueadas. Hace varios años que el monasterio de Bouaké está tratando de poner en marcha un centro de salud (policlínico y maternidad) para atender a las veinte mil personas que viven alrededor del monasterio de los benedictinos y seguramente mucho más allá. En Francia existe una asociación que apoya el proyecto. Una ONG ha sido creada en Bouaké, compuesta por médicos, enfermeras, farmacéuticos y personas que trabajan en los organismos humanitarios. Las autoridades políticas y sanitarias de Bouaké están felices por la realización de este proyecto, debido al difícil contexto, donde las necesidades de las poblaciones en materia de salud son inmensas.

Sin embargo, en este momento se han detenido los trabajos debido a que un financista que se había comprometido a apoyar una parte de los trabajos, en compensación por la instalación de una fábrica sobre las tierras del monasterio, retiró su apoyo. El costo de lo que queda por financiar (trabajos, construcciones, materiales y puesta en marcha del proyecto) se estima en 90.000 euros.

El recorrido de formación “Ananías”

P1070365Entre el 16 de febrero y el 20 de mayo, 25 monjes y monjas participaron en la primera reunión del recorrido “Ananías” para los formadores de monasterios francófonos. Este recorrido tuvo lugar en Francia y Bélgica en diferentes monasterios. 14 nacionalidades estaban presentes, con 17 benedictinas y benedictinos y 8 religiosos y religiosas cistercienses.

¿Por qué haber llamado este itinerario “Ananías”? Ananías es un cristiano de Damasco  enviado por el Señor para devolver la vista a Saulo después de su visión de Cristo Resucitado. Discípulo de Cristo, enraizado en la tradición judía, Ananías es el iniciador de san Pablo a la vida en Cristo. Lo confirma en su vocación, lo libera de su ceguera, le comunica el Espíritu imponiéndole las manos. Lo introduce en la comunidad de los discípulos con el bautismo y la participación en la cena del Señor. El papel de Ananías con san Pablo es similar al del maestro con sus novicios. Contiene muchas enseñanzas.

El espíritu de esta formación se centró en la Palabra de Dios y la experiencia de un cuerpo fraterno apoyado sobre la riqueza de la diversidad y las particularidades aportadas por las diferentes comunidades con sus 14 nacionalidades representadas, con el objetivo de hacer una experiencia de transformación, de paso para percibir y vivir el servicio de formador en su propia comunidad. Un camino que no deja de estar unido con la Pascua del Señor, una exigencia resueltamente orientada hacia lo esencial.

Pareció importante que los participantes pudieran experimentar los diversos rostros monásticos a través de las distintas comunidades que los acogieron. Además, algunas visitas fraternales a hermanos y hermanas en las proximidades del lugar de acogida aportaron una riqueza complementaria (Chevetogne, Maredsous, Bouzy, Taizé, Ligugé).

Detalles de los tres meses:

16 de febrero - 22 de marzo: Scourmont, “transmitir la tradición”;

23 de marzo - 6 de abril: Saint-Thierry, “la palabra celebrada y rezada”;

7 de abril - 20 de abril: La Pierre-qui-Vire, “integrar la tradición”;

21 de abril - 4 de mayo: Fleury, “vida en comunidad”;

5 de mayo - 20 de mayo: Martigné-Briand, “recuperar la tradición”.

Esta experiencia de tres meses no podía dejar de marcar a los participantes, tanto los involucrados como los “Ananistas". Por ellos y a través de ellos, muchos otros serán tocados; el futuro se construye hoy.

Utilisateurs connectés

Hay 38 invitados y ningún miembro en línea