Dom Eamon Fitzgerald
Abad General Ocso

Familia cisterciense en Cîteaux
2017

 

EFitzgeraldCîteaux es el lugar donde se fundó una comunidad hace unos 900 años, de la cual surgió la Orden del Cister. Los días 2 y 3 de mayo de 2017, la actual comunidad de Cîteaux organizó una reunión con miembros de la familia cisterciense y miembros asociados, profesionales, consejeros y amigos de la abadía. Esta reunión fue idea del abad de Cîteaux, dom Olivier Quenardel, quien quería presentar algunos asuntos importantes relacionados con la comunidad de Cîteaux, no limitados a su propia vida monástica, sino poniendo el ideal monástico en relación con el diverso legado que la historia ha dejado.

Desde la celebración del noveno centenario de la fundación del Císter en 1998, la comunidad continuó desarrollando el acceso al lugar con un hermoso centro de exposición que presenta una excelente historia de la abadía y la vida cisterciense, a lo largo de un recorrido en el que el visitante camina a través de edificios que recuerdan varios períodos (no hay nada en el siglo XII, aunque la ubicación de la iglesia original está marcada en el suelo en el sitio actual en sus proporciones originales, lo cual realmente impacta al visitante). El sr. y la sra. Grasset son los responsables del centro de exposiciones y visitas, así como del centro de documentación cisterciense. Se quiere renovar algunos de estos edificios con la ayuda de una posible fundación. De parte de las autoridades regionales existe también un gran deseo de que el monasterio amplíe su oferta cultural a los visitantes interesados de esta zona geográfica.

Está la comunidad, que es la razón de ser de este lugar. Tiene veintiséis miembros y es un testimonio vivo del carisma cisterciense en la Iglesia y en el mundo de hoy. Es una comunidad animada, llena de energía, con un buen núcleo de personas capaces de asumir responsabilidades, muy conscientes de los problemas contemporáneos, con una economía sólida (su queso tiene una gran demanda), que a pesar de atraer siempre nuevos candidatos, su número de monjes está disminuyendo lentamente. Tienen una vida monástica con buen equilibrio, pero no tienen mucho margen de maniobra en términos de recursos humanos. En resumen, luchan por seguir bien pero no pueden hacer demasiados proyectos.

FitzgeraldresteegliseLa idea del encuentro era la de ampliar la variedad de participantes para conversar sobre la búsqueda de una solución que podría proveer una convivencia fructífera entre la comunidad actual y el sitio histórico. La reunión estaba dirigida no solo a la comunidad actual, sino para involucrar al resto de la Familia cisterciense, para quienes Cîteaux es un lugar importante. Así, entre los presentes, estaban los abades generales de las dos órdenes cistercienses, la priora general de Bernardines d’Esquermes y la de Oudenaarde, el Procurador general de la orden cisterciense y los abades y abadesas de Acey, Orval, Rivet, Hauterive y la Maigrauge, un representante de las Fraternidades Laicas cistercienses, asesores profesionales, amigos cistercienses, Sr. y Sra. Grasset, ya mencionados anteriormente, y algunos miembros de la comunidad de Cîteaux, aproximadamente entre veinticinco y treinta participantes.

La sesión estuvo bien preparada por un pequeño equipo y la comunidad de Cîteaux también aportó sus propios recursos en términos de economía, personal y capacidades. Para aquellos que no conocían el sitio, la primera mañana tuvimos una visita guiada, luego hubo dos días llenos de trabajo, jalonado por la liturgia de la comunidad, el contacto casual con los hermanos y una comida compartida con la comunidad.

La reunión fue presidida por dom Olivier, mientras que los hermanos Raphael y Benoit actuaron como secretarios. La discusión se enriqueció con la experiencia de los miembros del grupo que poseían monumentos históricos y conocían la economía, la ley y las dimensiones humanas en este tipo de grupos. Lo que quedó muy claro y que marcó el encuentro fue el significado del lugar, Cîteaux, y su importancia para todos los miembros de la Familia cisterciense, especialmente el lugar de la iglesia original, corazón del valor simbólico del Císter como fuente del carisma cisterciense. Esta intuición fue puesta en palabras por dom Mauro-Giuseppe, pero inmediatamente resonó con muchos otros, y la idea de construir un edificio del siglo XXI en este lugar, posiblemente una capilla ganó el consenso general. De hecho, resultó que este lugar era importante para muchos de los participantes. Esto podría ser para los cistercienses, como Asís para los franciscanos o Loyola para los jesuitas, según las expresiones de dom Mauro-Giuseppe.

FitzgeraldDefinitoireEl grupo trató otros dos temas: la necesidad de rediseñar la entrada al monasterio y la renovación del edificio que una vez sirvió como Definitorio de la Orden. La entrada a la abadía, por importante que sea, fue vista como una cuestión que concernía a la comunidad de Cîteaux, mientras que los edificios históricos eran asunto del grupo más amplio. El edificio del antiguo Definitorio es históricamente de gran interés y podría recibir para su renovación una importante subvención del Estado (Monumentos Históricos). Aunque no está en buenas condiciones, el edificio ofrece un buen potencial de desarrollo. Hay espacio suficiente para exposiciones temporales o permanentes. Podría haber un piso para las crecientes necesidades de los archivos del Centro de Documentación del Cister (CERCCIS) y también proporcionar espacio para reuniones y conferencias. Este lugar y con tales posibilidades, supondría un enriquecimiento espiritual, intelectual y cultural para la herencia cisterciense.

Concretar, estas ideas, por supuesto, costará mucho dinero y mucho trabajo, pero si estos proyectos pueden ser subsidiados, las estimaciones son significativas pero no exageradas, parece que los fondos podrían aumentar. Un primer paso es la creación de una Fundación con representantes de la Familia cisterciense, que ya está en marcha con el pleno acuerdo de la comunidad de Cîteaux.

¿Por qué menciono este evento? ¡Porque creo que son buenas noticias! También es importante para la Familia cisterciense y la comunidad de Cîteaux y quizás más ampliamente para la Familia benedictina. Hay varias razones:

- Este es un ejemplo de colaboración dentro de la Familia cisterciense como culminación de la iniciativa de la comunidad Cîteaux.

- Este evento muestra también, que las cosas pueden llevarse a cabo cuando compartimos nuestras preocupaciones, necesidades y esperanzas. En el presente caso, esta reunión suscitó el reconocimiento de la importancia de Cîteaux en nuestra vocación común, y puso de manifiesto la idea de que debería ser un lugar de renovación y nueva vida para otros miembros de Cîteaux, la familia cisterciense y más allá.

- La creación de una posible “capilla de los fundadores” emplazada en el mismo lugar de la iglesia original (conocida como la capilla de San Edme) podría ser el corazón de la renovación del lugar no sólo como un centro de interés turístico, sino también como centro de peregrinación relacionado con la gracia del carisma cisterciense.