Viaje al sur de África
Junio 2015

Hermana Gisela Happ, OSB,
Secretaria General de la AIM

 

ElephantsEn junio de 2015, la hermana Gisela Happ y el hermano Ansgar Stüfe, del equipo internacional visitaron algunas de las comunidades ugandesas y namibias. La hermana describe aquí el contexto en que viven estas comunidades.

 

1- Uganda

Uganda, oficialmente República de Uganda es un país enclavado en África Oriental. Limita al este con Kenia, al norte con Sudán del Sur, al oeste con la República Democrática del Congo, al suroeste con Ruanda y con Tanzania.

De los países africanos sin litoral, Uganda es el segundo más grande tras Etiopía. El sur del país incluye una parte importante del lago Victoria que comparte con Kenia y Tanzania. El país se ubica en la región de los Grandes Lagos africanos, se encuentra también en la cuenca del Nilo. Tiene un clima variado, principalmente ecuatorial.

Protectorado británico a partir de 1894, obtuvo su independencia el 9 de octubre de 1962. Uganda ha sufrido conflictos intermitentes y últimamente una prolongada guerra civil contra el Ejército de Resistencia del Señor. El conflicto ha producido decenas de muertos y más de un millón de desplazados.

Los idiomas oficiales son el inglés y el suajili. El lugando, lengua central del país cuenta con un número considerable de hablantes. Se usan varios otros idiomas entre los que están: el runyoro, el runyankole, el langi y otros.

El presidente de Uganda llegó al poder en enero de 1986, finalizando seis años de guerrilla.

La economía ugandesa genera ingresos por la exportación de: café (466,6 millones de dólares anuales), té (72,1 millones), pescado (136,2 millones) y otros productos. El país realizó reformas económicas y tiene un fuerte crecimiento. En el 2008, Uganda creció un 7% a pesar del estancamiento económico mundial y de la inestabilidad regional.

Uganda cuenta con importantes recursos naturales: suelos fértiles, lluvias regulares e importantes, yacimientos de cobre y cobalto. El país dispone de grandes reservas no utilizadas de petróleo y gas natural.

Mientras que la agricultura representaba el 56% de la economía en 1986, con el café como principal producto de exportación, el sector de servicios, que representaba el 52% del PIB en 2007, lo superó. En los años 50, el régimen colonial británico animó a unos 500.000 agricultores a sumarse a las cooperativas.

Desde 1986, el gobierno, con el apoyo de países extranjeros y de organismos internacionales, ha trabajado para renovar la economía destruida por el régimen de Idi Amin y la guerra civil.

 

Esbozo de la situación económica

A fines de los años 90, Uganda fue unos de los primeros países subsaharianos en comenzar la liberalización de su economía y optar por una política favorable al mercado. El incremento del producto interno bruto real (PIB) tenía un promedio de un 7% al año entre 1990 y 2000, sin embargo en 2006 el país fue víctima de la inestabilidad económica mundial: el crecimiento de su PIB disminuyó y cayó a un promedio de 5%.

Las últimas estadísticas sobre las cuentas del país para el período 2009-2010 y el censo de la población de 2014, llevan a pensar que la economía ugandesa supera en un 20% lo que se había estimado previamente. Para mejorar esto, se realizó un extenso programa de inversiones públicas para estimular el crecimiento, pero se moderaron las inversiones privadas.

La economía tuvo un alza de alrededor de un 5,6% en 2014-2015 y sigue subiendo, debido a las inversiones petroleras y los programas de construcción de grandes infraestructuras. Es poco probable que el sector agrícola, que emplea la mayoría de la población activa, alcance altos índices de crecimiento por las restricciones que presionan la oferta, el uso limitado de insumos, la falta de sistema de riego y el bajo nivel de mecanización.

 

Los desafíos para el desarrollo

Uganda ha realizado avances significativos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, particularmente en lo que concierne a la lucha contra la pobreza, la promoción de la igualdad de género, la autonomía de las mujeres, la disminución de la mortalidad infantil, la promoción de un medioambiente sustentable y de desarrollar un cooperación mundial para el desarrollo.

Los dos decenios de fuerte crecimiento económico y de reducción de la pobreza (un 56% en 1992-1993, un 19.7% en 2012-2013) superaron el objetivo de 2015 que era disminuir a la mitad el índice de pobreza. No obstante, Uganda sigue siendo un país muy pobre.

Aunque ha bajado el índice de pobreza, el número absoluto de pobres ha disminuido relativamente poco a causa del importante crecimiento demográfico y la multiplicación por dos desde 1990 de la población ugandesa. Asimismo el umbral de pobreza es frágil y muchos ugandeses siguen siendo pobres o vulnerables a la pobreza. La desigualdad que también se puede considerar como alta según las normas internacionales (0,438), podría constituir una amenaza para los resultados ya alcanzados en lo que concierne al aumento y a la reducción de la pobreza.

Es un desafío clave para acelerar los avances a la condición de renta media y la promoción de la propiedad compartida: intensificar la productividad en los sectores que contratan la mayoría de los trabajadores o llevan al desplazamiento de personas procedentes de sectores con baja productividad.

Según el censo de 2002, los cristianos constituyen alrededor de un 84% de la población de Uganda. La Iglesia Católica atrae cada vez más creyentes (41,9%), le sigue la Iglesia Anglicana de Uganda (35,9%). El resto de la población cristiana está formada por los adventistas, las Iglesias protestantes, evangelistas, los pentecostales, etc.

Los presbiterianos son cada vez más numerosos: la Iglesia presbiteriana reformada ugandesa, la Iglesia evangélica libre ugandesa y docenas de congregaciones afiliadas.

Luego, el Islam con un 12% de la población ugandesa, la mayoría de ellos suní. Los chiitas, Ahmadiyya (4%), sin pertenencia confesional musulmana, los sufíes y Muwahlid son minorías. Otros ugandeses practican la religión tradicional, Baha’i (0,1%) y varias religiones no católicas.

Las regiones septentrionales y occidentales del Nilo cuentan con una mayoría de católicos mientras que en el distrito de Iganga, ubicado al noreste de país, se encuentra el porcentaje de musulmanes. El resto del país presenta una mezcla de religiones.

En Uganda, existen:

TororoHo– Un monasterio OSB/H

El monasterio Benedictino de Tororo
Congregación de santa Ottilien, establecido en 1984. Se convirtió en priorato en 1993. Cuenta con 14 profesos, 5 profesos temporales y 4 novicios.

– Cuatro abadías OSB/F

TororoFeBenedictinas del Santísimo Sacramento, Tororo
Abadía fundada por la Federación holandesa de las religiosas benedictinas del Santísimo Sacramento de Breda, Países Bajos. Llegó a ser autónoma el 15 de agosto de 1966. De jurisdicción diocesana. Cuenta con 16 profesas, 10 profesas temporales, 3 novicias. La comunidad produce hostias, ropa litúrgica, cría vacas lecheras, conejos, cerdos y cabras. Tiene una hospedería y una pequeña tienda donde se pueden conseguir objetos religiosos. Las hermanas cultivan una tierra buena que tienen ubicada a unos kilómetros de priorato.

Las misioneras benedictinas en Jinja (hermanas benedictinas de Tutzing)
JinjaFundada en 1993 como casa de misiones. Cuenta con 8 profesas, 7 profesas temporales.
Jinja está ubicada en la ribera derecha del lago Victoria. Las hermanas construyeron allí un dispensario, un jardín de infancia y una escuela primaria. Las fértiles tierras y las condiciones climáticas temperadas posibilitan la cosecha de frutas y verduras. También crían ganado. El dispensario dirigido por las hermanas recibió un premio mostrando el reconocimiento oficial de las autoridades gubernamentales. Cinco miembros de la comunidad, entre ellos la administradora del dispensario, con un equipo de treinta laicos, se encargan diariamente de unos doscientos pacientes externos. La escuela primaria y el jardín de infancia suman un total de 700 alumnos hasta los 13 años. La escuela ofrece además un internado en el que pueden alojar cien alumnos, particularmente huérfanos y niños que han experimentado maltratos y miseria social” (Cf. Boletín de la AIM n°105, 2013, pp.86-87, artículo del padre Mark Butlin).

Las hermanas de la congregación Grace and Compassion, en Jinja
Congregación Grace and Compassion de Irundu. Convento fundado en 2003. Cuenta con 7 profesas, 7 profesas temporales, 2 novicias

AruaLas hermanas de la adoración perpetua de la Santisima Trinidad, en Arua
Las hermanas de la adoración perpetua de Uganda tienen una vida enclaustrada y contemplativa; la congregación fue fundada en 1960 por el primer obispo diocesano de Arua, monseñor Angelo Tarantino y la Madre Anastasia Fumagalli, cofundadora.
Con el tiempo, las hermanas descubrieron la necesidad de integrarse en una real vida espiritual monástica y adoptaron la regla de San Benito como guía. Se unieron a las benedictinas del Santísimo Sacramento. Actualmente, son 19 profesas en la abadía.
La abadía cuenta con 200 hectáreas de tierra cultivable y ganado. Las hermanas tienen distintos tipos de actividades que generan ingresos: confección de prendas de vestir, en particular para el clero, una pastelería, un taller de elaboración de hostias y de cirios. Esto atrae una gran clientela incluyendo originarios del Congo-Kinshasa (Cf. Boletín de la AIM artículo del padre Mark Butlin).

– Dos monasterios

VictoriaVictoria (OCSO/H)
Fundada en Kenia 1956, por Tilburg, Países Bajos, como consecuencias de los disturbios en Kenia, la comunidad fue transferida a Uganda.
La comunidad incluye 19 monjes de los cuales hay más kenianos que ugandeses. La comunidad no tiene todavía edificio propio para el monasterio. Está alojada en el dedicado a la hospedería. La comunidad cría cerdos y tiene un gallinero. El obispo de Masaka ofreció graciosamente un terreno de 200 hectáreas, una tierra pantanosa cuyo cultivo requiere muchos esfuerzos.

Butende (OCSO/F)
ButendeFue fundado en 1964 por Berkel-Enschot (Países Bajos).
La comunidad celebró en 2014 el aniversario de oro de la fundación. Son 28 hermanas incluyendo una holandesa. La hospedería, con treinta y cinco habitaciones, es una buena fuente de ingresos. Las hermanas crían vacas lecheras, cerdos y tienen un gallinero. Cosechan una gran variedad de frutas y verduras. Elaboran una crema de Aloe Vera para la piel; confeccionan sotanas para tres seminarios. Asimismo la comunidad tiene una tienda (Cf. Boletín de la AIM n°105, 2013, pp.83-86 artículo del padre Mark Butlin).

 

2-Namibia

NamibietrioNamibia, oficialmente República de Namibia (en alemán: Republik Namibie; en afrikáans: Republik van Namibië) es un país del suroeste de África que ocupa el territorio de lo que fue conocido hasta la década de 1960 como África del Suroeste. Limita al norte con Angola, al noreste con Zambia, al oeste con el océano Atlántico, al este con Botswana, y al sureste y al sur con Sudáfrica.

Aunque no tiene frontera común con Zimbabwe, menos de 200 metros los separan del punto más cercano, al nivel del Zambeze (existe una “protuberancia” de Botsuana que crea una “microfrontera” entre Botswana y Zambia).

Se independizó de Sudáfrica el 21 de marzo de 1990, luego de la guerra de independencia de Namibia. Su capital y ciudad más poblada es Windhoek. Namibia es miembro de las Naciones Unidas, de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC), de la Unión Africana y de la Commonwealth.

Las áridas tierras namibias han sido pobladas desde la antigüedad por los San, los Damara y los Nama; y desde el siglo XIV, por los Bantús que migraron durante la expansión bantú. La mayor parte del territorio se convirtió en Protectorado Imperial Alemán desde 1884, manteniéndose hasta la Primera Guerra Mundial como colonia alemana.

En 1920 la Sociedad de Naciones puso al país bajo el mandato de Sudáfrica, que le impuso sus leyes y, a partir de 1948, su política del apartheid. En 1878, el puerto de Walvis Bay y las islas costeras de Penguin fueron anexados a la colonia del Cabo, dominada por la corona británica, quedándose como parte de la nueva Sudáfrica, luego de su creación en 1910.

Las sublevaciones y peticiones de los dirigentes africanos llevaron la ONU a reconocer su directa responsabilidad. La Organización Popular de África del Sudoeste (SWAPO) fue reconocida delegada oficial del pueblo namibio en 1973, aunque Namibia siguió siendo administrada por Sudáfrica. Las violencias internas llevaron a Sudáfrica a establecer una administración interina de Namidia en 1985.

Namibia obtuvo su independencia de Sudáfrica en 1990, a excepción de Walvis Bay y las islas Penguin que quedaron bajo el control sudafricano hasta 1994.

Namibia tiene una población de 2,1 millones de habitantes. Es una democracia parlamentaria multipartidista estable. La agricultura, la ganadería, el turismo y la industria minera (incluyendo las minas de diamantes, uranio, oro, plata y otros metales básicos) constituyen su economía. Considerando la existencia del desierto árido de Namibia, es uno de los países menos densamente poblados del mundo. Namibia disfruta de estabilidad política, económica y social.

Luego de su independencia de Sudáfrica en 1990, Namibia experimentó éxitos considerables como resultado de una sana gestión económica, de una buena gestión de gobierno, de libertades cívicas fundamentales y del respeto a los derechos humanos. Namibia heredó una buena infraestructura que funciona bien, una economía de mercado, abundantes recursos naturales y una administración pública relativamente fuerte.

Asimismo heredó disparidades sociales y económicas extremas que están, sin embargo, desapareciendo en una sociedad altamente dualista.

Además, el país es sensible a los cambios medioambientales a corto y largo plazo y las principales fuentes de su crecimiento dependen mucho de un frágil ecosistema. Estos factores dificultan la creación de empleo; la pobreza, por lo que las disparidades siguen siendo demasiado grandes. Namibia ha hecho muchos avances y enfrenta varios desafíos de desarrollo. El acceso a la educación básica, a los cuidados primarios de salud y al agua potable es alto y está creciendo. Una razonable política pública contribuye a poner las bases para la igualdad de género.

Desde su independencia, Namibia ha sido líder en lo que concierne a la conservación de los recursos naturales, la “superficie de conservación” de un 15% en 1990, creció a un 43% en 2012. Los 1.570 kilómetros de litoral están protegidos.

Namibia apoya los programas de protección social de los jubilados, de los discapacitados, huérfanos, niños vulnerables y veteranos de guerra, además de los programas nacionales que financian las licencias de maternidad, las de enfermedad y las prestaciones médicas a los trabajadores.

Sin embargo, persisten enormes desafíos. Aunque el ingreso per capita es de U$ 5.840 en Namibia (2013 método Atlas), lo ubica dentro del grupo por sobre la media del Banco Mundial (GBM), esta imagen del ingreso es engañosa ya que la distribución de los ingresos en Namibia es unas de las más desiguales del mundo con un coeficiente de Gini estimado a 0,5971 según la última encuesta de los hogares (2009-2010).

Aunque la pobreza ha disminuido un poco durante la última década, sus consecuencias son importantes. En 2009, 21% de la población gastaba menos de 1,25 dólares por día frente al 49% en 1993 (cálculo WBG). El desempleo se mantiene altísimo desde hace décadas y se calcula un 29,6% en 2013 (datos de la Agencia Estadísticas Namibia (NSA).

Según el Informe sobre Desarrollo Humano 2014, Namibia ocupa la posición 127 entre los 187 países estudiados. Aunque está en camino de alcanzar los Objetivos del Desarrollo del Milenio (MDG) para la educación, el medioambiente y la igualdad de género, la gravedad de la epidemia de SIDA arrasó con los esfuerzos iniciados para satisfacer los objetivos del MDG 5, y luchar contra el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades (MDG6).

 

Los desafíos del desarrollo

Aunque Namibia ha tenido un crecimiento económico y a pesar de su política macroeconómica prudente, no ha tenido una creación de empleo suficiente para superar la inequidad en el reparto de los ingresos (especialmente en el campo) ni para elevar el nivel de vida de las poblaciones pobres de las zonas rurales o urbanas. A nivel gubernamental está el programa de reducción de la alta tasa de desempleo.

Las industrias en crecimiento generan pocos nuevos empleos. Al mismo tiempo, hay falta de mano de obra calificada, quienes reciben por consiguiente altos salarios y bonificaciones: esta falta generalmente resulta de falsos resultados del sistema educativo y de una política migratoria restrictiva.

Asimismo, a pesar de una caída en la tasa de infección por VIH en el grupo de edad entre los 15 y 49 años, que cayó de 16,1% en 2000 a 14,3% en 2013, las nuevas infecciones por VIH siguen siendo una preocupación mayor (datos de la ONU-Sida). Namibia también tiene uno de los índices de incidencia de tuberculosis más altos del mundo: 655 entre 100.000 habitantes (OMS, datos de 2012). La desnutrición infantil está expandida en Namibia. Los atrasos del crecimiento son considerables: un 24% de los niños menores de cinco años, la proporción más alta se encuentra dentro de los hogares más pobres (Demographic and Health Survey 2013).

El país se verá enfrentado en breve a una grave crisis económica. La demanda de electricidad sube rápidamente a causa de la urbanización y del desarrollo del sector minero. Los acuerdos a largo plazo de compra de electricidad barata van a caducar. Sin embargo, el país no ha construido ninguna central importante de nueva generación desde que se independizó. El precio al por mayor ha alcanzado un índice de dos cifras en los dos últimos años.

Todos los sectores que generan más ingresos (minería, turismo, ganadería, pesca) son vulnerables a los cambios económicos y ecológicos externos. La demanda externa de cada sector de actividades es cíclica, temporal o impredecible con consecuencias sobre el empleo, los ingresos, incluso los fiscales.

Todos estos sectores son vulnerables a los riesgos de cambios climáticos o políticos de los otros países, para luchar contra este cambio climático. El país sufrió graves inundaciones en las tres últimas estaciones de lluvia que le sigue a la temporada seca anual.

En conclusión, el gobierno ha expresado la preocupación por su situación financiera que se enfrenta a riesgos a largo plazo en los años que vienen. Además de los factores ya enumerados, las sumas recibidas por Namibia de la Unión Aduanera de África Austral (SACU), que constituyen aproximadamente el 35% de los ingresos públicos y más que un 13% del PIB namibio en 2014/15, deben disminuir con el tiempo.

Los gastos de los funcionarios deberían alcanzar el 16% del PIB el año próximo (Ministerio de finanzas, datos de 2014). El ministerio de Finanzas ha tomado medidas con el fin de limitar el aumento de los gastos totales e incrementar los ingresos, particularmente por el aumento de las tasas en el sector minero y la supresión de varias exenciones fiscales.

En julio de 2012 se inició el 4° Plan Nacional de Desarrollo (NDP4); que orientará las políticas hasta 2017. El desarrollo económico, la creación de empleo y el incremento de los ingresos con fin de hacerlos más igualitarios, son las tres grandes metas del NDP4. Se propone lograr los objetivos por medio de una política industrial cuya aspiración es estimular el desarrollo del turismo, la logística del negocio regional, la agricultura y las manufacturas (principalmente por la intensificación de la transformación de las materias primas).

La reducción de la extrema pobreza y el mejoramiento de la educación, de la salud, de las infraestructuras y del clima empresarial son considerados por el NDP4 como “facilitadores básicos” para el sostén de las prioridades económicas. El NDP4 tiene diez “metas por lograr” al igual que un indicador para apreciar su logro y estrategias generales para alcanzarlos; el ministerio será quién supervise. Este criterio de selección hace un contraste notable con los NDP anteriores cuyos programas concernían a la totalidad de la política pública.

 

Monasterios de Namibia

Nubuamisecole– Priorato San Benito, en Windhoek (hermanas benedictinas misioneras de Tutzing)
1920: Llegada de las hermanas benedictinas misioneras, antiguas Misioneras de África Oriental, en Windhoek. San Benito se estableció como priorato en 1923.
1999: 58 hermanas benedictinas namibias de Oshikuku, fueron integradas al priorato de Windhoek.
2000: Traslado del priorato de Nubuamis Windhoek. En diciembre 2015, el priorato celebró sus noventa y cinco años en Namibia.
Tiene 77 profesas solemnes, 26 profesas temporales, 13 novicias; son un total de 116 hermanas repartidas en 10 comunidades.
Las hermanas establecidas en Nubuamis fundaron un jardín de infancia.

– Hermanas benedictinas, en Oshikuku
OshikukuchurchCongregación fundada en 1932 en el Vicariato Apostólico de Windhoek para mujeres nativas. Erección canónica el 14 de agosto 1937. Las constituciones fueron aprobadas el mismo año y reconocidas en 1957 y 1981. Son de Derecho diocesano.
Tienen 100 profesas solemnes, 20 profesas temporales y 17 novicias. Son un total de 137 hermanas repartidas en 17 comunidades.
Las hermanas están comprometidas en varios apostolados: docencias diversas, salud, catecismo, cuidado de los huérfanos y niños vulnerables. Fundaron una escuela que propone distintas actividades como la costura, la cocina, la informática, la horticultura.

– Monjes benedictinos de Waldfrieden/Omaruru
Fundada en 1998 por Inkamana (Sudáfrica).